Síndrome urológico felino (FUS)


Los problemas urinarios en gatos son una patología muy muy frecuente, pero muchos propietarios la desconocen. Se puede prevenir con algunos truquillos y evitar males mayores, porque una vez que nuestro gato la sufra, necesitará pienso especial de por vida.

El síndrome urológico felino (FUS) es problema urinario que afecta sobre todo a gatos machos, puede ser de origen hereditario, pero lo más normal es que se deba a la alimentación.

La uretra de los gatos es muy estrecha, y esto es un factor predisponente para que se produzca la obctrucción.

El FUS consiste en la aparición de piedras o arenilla que obstruye la uretra del gato poco a poco, y dificulta o imposibilita que el gato pueda orinar.



SÍNTOMAS


  • Intentos de micción por toda la casa, sin éxito o con pequeñas descargas de orina, acompañado de quejas y maullidos debido al intenso dolor que siente.
  • Sangre en la orina.
  • Apatía, falta de apetito y vómitos pueden ser sintomas secundarios.



TRATAMIENTO


Cuando un gato tiene FUS hay que acudir urgentemente al veterinario, si estuviera cerrado es preciso acudir de urgencias, no se puede dejar pasar. El veterinario eliminará la obstrucción y sondará al gato unos días para que pueda terminar de expulsar la arenilla que quede, se le suministrará suero vía intravenosa para rehidratarle y se descartará que haya daños renales como consecuencia de la retención de orina.
Se suministrarán antibióticos para prevenir o eliminar la infección.

Una vez tratado el gatito, se dará una dieta especial para gatos con problemas urinarios, el famoso pienso urinary, que en casi todos los casos se debe administrar durante toda la vida del animal. Este pienso tiene un efecto diurético, diluye la orina para evitar recaídas.



PREVENCIÓN


Ahora que conocemos la enfermedad, vamos a evitarla por todos los medios posibles. Es muy fácil, te contamos como:

  • Utilizar un pienso de buena calidad, es decir, un pienso de venta en veterinarios o tiendas especializadas. Los piensos que se venden en supermercados son piensos de gama baja y los principales causantes de estos problemas. La alimentación es fundamental en la salud!
    Especialmente importante es la alimentación en gatos castrados, no es que la castración cause problemas de cristales, pero como el gato deja de marcar con orina, deja de beber tanta agua, concentra la orina y podría tener cristales. Pero insistimos, tanto gatos castrados, como no castrados, pueden sufrir este problema. Dando un buen pienso no hay que preocuparse de esto.
  • Colocar agua limpia en distintos lugares de la casa, ¿sabías que a los gatos les gusta más el agua cuando el recipiente es profundo?
  • Comprar una fuente de agua para gatos, son unas fuentes pequeñitas que hacen correr el agua todo el tiempo, esto invita al gato a beber más cantidad de agua,y así diluir más la orina para no formar cristales. Las fuentes son muy útiles, y también están recomendadas si el gato ya ha sufrido los cristales, para evitar recaidas.


Con solo estos tres pasos, puedes evitar a tu gato este problema tan tan frecuente, que es una de las causas por las que más van los gatos al veterinario!
Lo más frecuente es que ocurra en gatos machos, pero las hembras, o los perros también pueden padecer este problema.