Elegir un buen collar


El collar es un complemento muy importante para nuestra mascota, y por ello hay que seleccionar bien el que mejor se adapta a nuestro perro o gato. En el mercado hay muchísimos tipos de collares y cada vez más variantes donde elegir.
Lo más importante es no fijarse sólo en el aspecto físico del collar, sino también en su funcionalidad.

Todo collar debe cumplir tres requisitos:

  • Ser resistente y acorde con el tamaño del animal.
  • Poder ajustarlo al cuello y que podamos meter dos dedos entre el perro y el collar.
  • Que pese poco, especialmente para perros de tamaño pequeño.


Vamos a analizar los distintos tipos de collares:

COLLARES PARA PERRO


  • Collar normal: es de cuello, debe ser de un material fuerte y agradable para el animal y adaptado a su tamaño. Hay perros que tosen con facilidad con collares de cuello, en ellos habría que utilizar arnés en vez de collar.
  • Arnés de cuello: es el clásico arnés. Es fácil de colocar, se coloca metiendo la cabeza y posteriormente una pata. A algunos perros no les gusta que les toquen las patas y podría resultar incómodo.
  • Collar lateral: se coloca metiendo las dos patas y se cierra en la espalda del perro. Previene que el perro tosa al pasear.
  • Arnés anti-tirones: este collar es una joya. No es muy conocido aun pero es tremendamente útil. Se coloca muy fácilmente y el animal no sufre ningun tipo de estrangulamiento al tirar de la correa como ocurre con los demás collares anti-tirones del mercado más comunes como con el collar de castigo y el collar de cadena.
    El arnés anti-tirones posee una anilla en la zona del pecho donde se coloca la correa, esta anilla se desliza hacia los lados y ayuda a que el perro no tire. ES MUY RECOMENDABLE SI TU PERRO TIRA AL PASEAR.
  • Collar de cabeza: parece un bozal, pero no lo es. Cuando el perro tira, el collar desvía si cabeza hacia un lado, ayudando así a que el animal deje de tirar de la correa.
  • Collares martingale: se le conoce como collar para galgo o para lebreles. Es un collar parecido al clásico, pero más ancho, están muy de moda y los hay con cientos de diseños, es apto para todo tipo de perro siempre y cuando sea adecuado a su tamaño.
    Posee una zona que se ajusta un poco cuando el perro tira, pero sin llegar al nivel al de los collares de castigo.

COLLARES Y COMPLEMENTOS NO RECOMENDADOS


  • Collar de castigo: es el clásico collar con pinchos que cuando el animal tira se clavan. No sólo es incómodo, sino que además es peligroso para las vías respiratorias del animal, las cuales aplasta al tirar.
    Cada vez está más cuestionado su utilización y su eficacia, haciendo que su uso haya disminuido mucho. Se puede sustituir por el arnés anti-tirones, que es más seguro, cómodo y eficaz.
  • Collar de cadena o de estrangulamiento: parecido al anterior, pero sin pinchos, está desaconsejado por el mismo motivo que el anterior. Se puede sustituir por el arnés anti-tirones, que es más seguro, cómodo y eficaz.
  • Cascabel: a pesar de que desde siempre nos han inculcado que el gato debe llevar collar, el efecto del collar sobre el gato es muy estresante y frustrante, imagina llevar todo el día un ruidito junto al oído! Los gatos tienen el oído mucho más sensible que nosotros, así que para él es aun más desagradable.
  • Bozal de nylon: a pesar de lo cómodo que parece, no está muy recomendado debido a que no permite al perro jadear. Los perros no pueden sudar como las personas para bajar su temperatura corporal, su mecanismo de termoregulación es el jadeo, y este bozal se lo impide. Es peligroso especialmente en verano. Se puede sustituir por el bozal en cesto.

COMPLEMENTO Y BOZAL RECOMENDADO


  • Chapa identificativa: es muy útil a la hora de localizar a una mascota extraviada. No sustituye al chip (que es totalmente obligatorio en gatos, perros y hurones y además muy util puesto que todos los animales pueden perder su collar o éste se puede romper cuando se pierden) pero es un buen complemento ya que permite localizar al propietario del animal sin acudir a una clínica veterinaria.
  • Bozal en cesto: tiene la función normal del bozal y le permite jadear perfectamente. A pesar de su aspecto mucho más duro, es más cómodo y seguro para el perro.

COLLARES PARA GATO


Los collares para gato no son utilizados por todos los propietarios, pero si quieres colocarle un collar a tu gato debes saber como elegir un buen collar.
Los gatos pueden engancharse en cualquier rama o alambre, e incluso quedarse colgando de alguna tapia, por lo que el collar debe abrirse en estos casos. Existen dos tipos de collar:

  • Collar elástico: el collar puede ser elástico completamente, o bien tener un trocito de collar que se estira, así si el animal se queda atrapado, al tirar un poco permitirá que pueda sacar la cabeza.
  • Collar con cierre que se abre: el cierre es como el de los perros, de click, pero no cierra completamente, cuando el gato queda atrapado se abre y le permite liberarse.
  • No es apto el collar que no sea elástico y que el cierre no se abra, es muy peligroso.

Y recuerda que aunque a veces se venden con cascabel incluido, hay que quitárselo! Y colocar una chapita con el teléfono.