Toxoplasmosis, embarazo y el gato


La enfermedad conocida como toxoplasmosis está causada por un parásito unicelular llamado Toxoplasma gondii. Pocos de los infectados presentas síntomas, porque basta para controlarlo ser una persona con un sistema inmunológico sano. Sin embargo, a mujeres embarazadas y personas inmunodeprimidas puede provocarles serios problemas de salud, esto lleva a muchas mujeres embarazadas a deshacerse de sus gatos, sin embargo, esto es totalmente innecesario.

 

¿Cómo puedes contraer la toxoplasmosis?

  • Consumiendo carne infectada cruda o semi hecha, verdura o agua infectadas.
  • Tocándose los labios sin haberse lavado las manos después de manipular sin guantes algo infectado.
  • Trasplante de órganos o transfusiones de sangre.
  • El feto, por transmisión cuando la madre se infecta por primera vez durante su embarazo

 

Si estás pensando en quedarte embarazada, que tu médico te haga el test de Toxoplasma.

  • Si el text es positivo, significa que tienes anticuerpos porque ya has estado infectada antes y has pasado la enfermedad como otros millones de personas, así que en general no debes preocuparte demasiado, estás fuera del grupo de riesgo.
  • Si el test es negativo, significa que nunca has estado infectada, por lo que debes tomar unas precauciones básicas.

 

Precauciones básicas:

  • Evita la carne poco hecha.
  • Lava muy bien toda la verdura cruda.
  • Lava todos los utensilios de cocina que hayan estado en contacto con carne cruda antes de usarlos con otros alimentos.
  • Utiliza guantes cuando toques tierra, o lávate muy bien las manos después.
  • Pide a alguien que se ocupe de limpiar la bandeja del gato mientras estés embarazada.
  • Cambia la bandeja de tu gato a diario.

 

¿Por qué el gato es diferente?

El Toxoplasma gondii es un organismo que puede infectar a todos los mamíferos, que le sirven de huéspedes intermedios.

Los gatos se infectan al ingerir carne cruda contaminada, pájaros, ratones o tierra. Son la única especie animal que elimina el agente infeccioso y lo hace por las heces.
Los otros animales, en cambio, lo mantienen en su cuerpo, por eso pueden contagiar si se come su carne sin haber sido debidamente cocinada.

Tener un gato no incrementa necesariamente el riesgo de contagiarse. Sólo hay que conocer el ciclo del Toxoplasma gondii y el papel que juegan los gatos en la transmisión de esta enfermedad para quedarse absolutamente tranquilos.

Una vez que un gato se ha infectado, lo normal es que adquiera inmunidad, por lo que son muy raros los casos de segundas infecciones; así que solamente durante esta primera exposición el gato eliminará ooquistes (mircroorganismos reproductores), que además no son infecciosos de inmediato, ya que requieren un periodo de incubación de entre uno y cinco días después de haber sido eliminados por las heces.

 

En resumen, la única manera de contagiarse por un gato es cumplir TODAS estas condiciones:

  1. Que el gato esté infectado por primera vez, solo contagiará durante tres semanas y estas deben coincidir con el embarazo.
  2. Que dejes las cacas en la bandeja más de 24 horas y menos de 5 días.
  3. Que cojas esas cacas con las manos desnudas.
  4. Que luego te chupes los dedos o te toques la boca sin haberte lavado las manos.
  5. Que tú nunca hayas pasado la enfermedad.

 

Después de explicar esto, queda demostrado que no hay ninguna razón por la que tengas que deshacerte de tu gato, sigue estas indicaciones y no habrá ningún problema.

''Si vas a dar vida, no te deshagas de tu gato''